Si quedara poco tiempo

En estos días de quedarse en casa he estado pensando en la importancia de no perder el tiempo. En mi caso, estoy intentando hacer deporte para que me salgan por fin los ansiados abdominales. Sin embargo, no acabo de entender porque no quieren salir. Deben estar en cuarentena también.


Tengo la suerte de tener una muy buena relación con mis padres. Nos reímos y cantamos mucho y por la noche solemos ver pelis.

Estamos en el salón e intento convencer a mi madre, que es más de comedias románticas modernas, el porque deberíamos de ver El hombre que mató a Liberty Valance (John Ford, 1962)en vez de «no sé… una de este siglo, o al menos algo de los últimos 50 años, pero no me pongas pelis de antes de que yo naciera». Palabras textuales.

Ya hemos visto unas diez películas clásicas. La única peli contemporánea, que no moderna, que hemos visto ha sido El crack cero (José Luis Garci, 2019). No la puedo recomendar lo suficiente aunque, por sorpresa para mi madre, también es en blanco y negro. Tiene muchas frases memorables pero destaco la siguiente respuesta que le da Johny Olas al detective Areta después de que este último le dijese en tono amistoso que no le quería hacer perder el tiempo. Cito de cabeza:

«Espera un momento, ¿quién te ha dicho a ti que no puedo permitirme perder el tiempo? Yo soy Johny Olas y hago lo que me da la gana. ¿Comprendes?»

Brutal.


Como os decía al principio, en estos tiempos de cuarenta he pensado en la importancia de no perder el tiempo. Mi conclusión es firme, no pasa nada por perder el tiempo. Es más, ¿acaso no es una condena el obligarte a hacer algo? ¿No podemos simplemente no hacer nada? ¿Por qué tenemos la necesidad de siempre estar haciendo algo? ¿Será por qué nos da miedo estar solos con nosotros mismos e intentamos huir de ese encuentro refugiándonos en el trabajo, amigos y hobbies? Me estoy poniendo demasiado filosófico pedante, lo sé y lo siento. Me he calentado. Creo que empieza a pasarme factura esta cuarentena.

También me he llegado a plantear qué diferencias habría entre estar en cuarentena y estar en una cárcel. Tal y como lo veo yo, no cambian muchas cosas, pero tampoco es que me apetezca comprobarlo. Si por cuestiones del azar yo algún día piso la cárcel, probablemente sea por bajarme alguna peli clásica de forma ilegal o por hacer alguna tontería para impresionar a alguna niña en algún país asiático cuyas leyes no se andaran con rodeos. Sin embargo, para los que me conocéis un poco, sabéis que soy la viva definición de lo que se suele llamar «un buen chico». Y los que me conocéis un poco más, pues a ver, entiendo que tengáis vuestras dudas.

Pero volviendo al tema, ¿cuando se es realmente libre? ¿Es simplemente un estado mental? Yo siempre he pensado que la mayoría de limitaciones que tenemos son producto de nuestra mente. Esa cárcel de la que hablas sólo existe en tu cabeza, amigo. Como decía Andy Dufresne en Cadena Perpetua (Frank Darabont, 1994), «Todo se reduce a una simple elección, empeñarse en vivir o empeñarse en morir.»

Mientras escribo esto, me aseguro que esté citando correctamente las pelis. Un escritor novato como yo no se puede permitir cometer el mismo fallo tres veces. Por suerte, la he clavado, está todo bien. ¡Y yo con ganas de domar mi ego en esta cuarentena!


Definitivamente hay muchas preguntas y pocas respuestas. La gente dice que todo saldrá bien, pero es mentira, nadie lo sabe. Yo estoy cómodo con la duda y no necesito que nadie me dé falsas esperanzas. Sería gracioso y a la vez triste que esto fuera el final de nuestro pequeño e insignificante mundo. Pero a la vez, estoy tranquilo porque sé que si quedara poco tiempo haría lo mismo que estoy haciendo ahora. Estaría intentando encontrar mis abdominales y estaría en casa disfrutando con mi familia, que, al fin y al cabo, es a quien más quiero.

«A fit body, a calm mind, a house full of love. These things cannot be bought, they must be earned.» – Naval Ravikant

Autor: Fede Buldin

Sin profundidad y sin temática, pero con mucho estilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s